- By Emiliano Monge

La superficie más honda

  • Title: La superficie más honda
  • Author: Emiliano Monge
  • ISBN: null
  • Page: 143
  • Format: Kindle Edition
  • La superficie m s honda De Emiliano Monge autor de Las tierras arrasadas ganadora del IX Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska Los once cuentos reunidos en este libro dibujan el fantasma de una constelaci n Y e

    De Emiliano Monge, autor de Las tierras arrasadas, ganadora del IX Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska.Los once cuentos reunidos en este libro dibujan el fantasma de una constelaci n Y el signo que preside esta constelaci n es el de la Violencia.La superficie m s honda es un bestiario del hombre como lobo de s mismo de la rida intimidad del terror familiaDe Emiliano Monge, autor de Las tierras arrasadas, ganadora del IX Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska.Los once cuentos reunidos en este libro dibujan el fantasma de una constelaci n Y el signo que preside esta constelaci n es el de la Violencia.La superficie m s honda es un bestiario del hombre como lobo de s mismo de la rida intimidad del terror familiar hasta la voracidad de un linchamiento, f sico o medi tico, la ira y la erosi n son aqu las soberanas Como si los personajes fueran peones de una voluntad vaporosa pero total, el destino personal y el devenir social act an en estos relatos como una fuerza an nima que lo ordena todo Es decir que lo disuelve todo.Con un estilo implacable, Emiliano Monge construye precisas atm sferas de opresi n Desde las primeras palabras de cada cuento, se insin a una vaguedad acechante, un vac o que se expande feroz hasta llevar a los microuniversos a su disoluci n final Agujeros negros de iron a se abren por todas partes, pero en este caso el humor no ofrece un alivio o una salida, sino que hace a n m s profunda la corrosi n Personajes y lectores se descubren sospechando que quiz s nunca han estado aqu , en esta delgada profundidad que llamamos mundo, y al final no queda m s consuelo que el de la desbandada.

    1 thought on “La superficie más honda

    1. Es un libro misceláneo en el que se muestran varias facetas del autor, desde una francamente cortazariana, con un fuerte tufillo a "casa tomada" hasta otras donde se demuestra una evolución tanto estilística como temática. Todas las historias son atravesadas por la violencia, sobre todo las posibilidades de la violencia en un país y en una época como la nuestra. Un acierto sin duda, aunque muchas de las historias se quedan en la superficie y nos quedan a deber eso hondo o insondable que su [...]

    2. Con aires cortazarianos, Monge construye un hilo conductor entre sus cuentos que bien podría atarse con el nombre de liminalidad, o quizás directamente violencia, como dicen algunos. Pero para mí tiene ver con un tipo más específico de violencia que no es la física sino la interior, en dos sentidos. El primero espacial, porque todos los relatos se construyen en un espacio rural, provinciano, donde la violencia se imprime desde grupos pequeños pero muy compactos y aparentemente homogéneos [...]

    3. Un volumen de cuentos deslumbrante, cruel.Aunque el estilo de Monge es a veces barroco, con frases más rebuscadas de las que yo usaría, estamos ante un escritor maduro y serio.El cuento «Alguien que estaba ahí sobrando» es de lo mejor que se ha escrito sobre la violencia cruel que vivimos recientemente en México.

    4. El primer cuento es de un nivel tan alto que puede crear expectativas algo injustas para los demás. El uso de la letra cursiva para los diálogos parece un error editorial, casi un distractor de lectura.

    5. En los 11 relatos que comprende La superficie más honda, los personajes de Emiliano Monge están desahuciados, abandonados a la sordidez por una sociedad a la que le importan nada. De esta manera, Monge retrata cómo las incontables enfermedades nacionales han bullido hasta infiltrarse por los poros del individuo. Eso: el ambiente de la individualidad descarnada donde lo que importa es ser el que violenta y nunca el violentado, sin importar de qué manera, pues como bien apuntó Sergio Gonzále [...]

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *